La madrugada

Sus ojos que miran estáticos
no dicen nada;
___________están muertos.
Muertos igual
————-que la poesía
——————–siciliana,
muertos como los cigarrillos que fumas,
muertos como el perro que muere
———————-atropellado.

Esos ojos
———————i n e x p r e s i v o s
———————-me miran/congelan.
Convierten mi soledad
——————en una
—————-i n s o p o r t a b l e
agonía,  levedad del ser
———–me martirizan y excitan
como nada más
——————–lo hace.

Al mirarlos,
me recorre el cuerpo,
cual choque eléctrico,
el torrente sanguíneo;
hormigas, cangrejos, ratas
caminan por mi espalda
———————me detienen/congelan.
Porque los ojos
———————–[esos ojos] no se mueven.

No se mueven, y sin embargo,
existen; están.
Están presentes en cada paso,
cada mordida,
———————y gemido,
——————y orgasmo,
cual corazón delator
que un cuervo cantara
desde mi ventana.

Qué culpa,trato de exclamar,
mas mis labios
están———shutted————up.
Cosidos por agujas
de hielo invisibles
que ni el mismo sastre,
con su infinita pulcritud,
habría podido
tomar con las uñas.
Cosidos a mis dientes,
————————–sin sangrar.

No como mi conciencia,
que yace frente a mí,
desnuda, apuñalada, deseosa.
Pídeme que la viole
—————-desgarre
————-asesine
con uñas negras
—-corazón podrido;
con máquinas de fondo,
y la imagen de cristo
en primer plano.
Y los ojos
————–o m n i p r e s e n t e s
que nos escudriñan
nos convierten en simples
testigos de su crueldad
——–su
————–i n f i n i t a
—————————-saña;
[destino ineludible
————-que oblígalo
——————–a escribir
————–y describir
—————–instantes imprecisos]
y la conciencia que se pierde
entre los pliegues de la sábana
conocedora de su condición ficticia.

Las plantas del desierto anidan
———————-en mi pecho;
las aves selváticas, en mi cabello
y echo raíces, tiemblo, me cimbro
con el embate
——————d o l o r o s o
del merciless bulldozer.

La ciudad ya no es la misma;
entre sus paredes de cantera
proliferan las marchas y plantones,
más inútiles cada vez.
———Me refugio entre sus piernas
tratando de olvidar esos ojos,
————fríos y estériles,
que me persiguen
————–desde hace tanto.

El temblor de mis manos,
el trago de cerveza o de whisky
ya no calma ese temor;
esa furia——-i m p l a c a b l e
que me aqueja al beber agua
con sabor a plástico;
líquidos asquerosos,
me define/defíneme/defiéndeme.

Los libros, poco a poco, se agotan,
igual que los árboles desérticos
que habitan en mi pecho.
———–Con cada seña
que hago con la mano,
cada viaje, ficticio o real,
me transforma,
y no encuentro nada
que me defienda
———–de esa gélida mirada;
aún recuerdo las pantaletas rasgadas
y sus piernas manchadas de sangre,
de esperanzas perdidas abiertas para mí,
húmedas, y recuerdo
los embates de mi sexo contra las aves
que en su pelo anidaban,
en esa hermosa selva púbica
en la que, poco a poco,
me abría camino a fuerza
de copas de vino y tragos de cerveza,
y los gritos de placer,
———————-primero,
——-de dolor,
——después,mientras podaba,
pelo por pelo, la selva
de mis recuerdos.

Rasguños, mordidas y ojos muertos,
inertes,——f i j o s—–penetrando
como lo hiciera yo en mi alma,
sin consideración,
——————-sin sentido.

Tomé su mano y no encontré pulso;
bebo whisky ante piernas nuevas,
ojos azules, vivos y brillantes,
que me miran deseosos.
———Ese vientre
liso por completo,
llámame cual comida al vagabundo,
—————-y vagabundo a las moscas.
La beso, la pruebo.
Tomo su mano y la llevo
a recorrer los cuerpos del mundo
y las piernas del mar;
me sumerjo en tus ojos,
le digo con coquetería;
———-al instante,
dos montecitos aparecen
sobre las montañas, sin timidez,
detrás de la camisa.
———–Le miento con descaro
y heme aquí, desnudo, frente a ella
y esos ojos de turquesa/cielo/mar
que me recuerdan a ella,
aquella noche en que, escondidos,
———————–nos amamos.

[Copas de vino, una caricia
en la mano, en la barbilla,
y un beso en los labios.
Pocos años, poco mundo
 y mucho tiempo libre,
 cariño, pasión;
 sexo sin amor].

Pasan los días, te veo de nuevo,
te recuerdo siempre, todos los segundos
—————que jalo tu cabello
——–y habito tu selva.
El instante en que creemos ser
uno repetido, día con mes,
me remite al
————-i n s t a n t e—-tremendo
y amargo, en que vi sus ojos,
fijos en el techo de aquel lugar terrible,
entre sangre, muerte,——————-p e s t i l e n c i a.

Medicinas ilegales, mis gemidos,
el miedo, el dolor, el bisturí sucio,
y nuestro hijo, que nació
—————————–muerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: