A una chica que posa semidesnuda en una fotografía

Ay, ombligo del mundo
asomándose de tu estómago.
Ay, tus pezones de maple
y tus ojos de aceituna.
Qué labios me miran
con la fuerza del hambre.
Qué ojos me comen
sin verme jamás.

Nombres impropios que se pierden
entre la páginas 25 y 27 de una revista defeña,
una entrevista desabrida
y esa foto fetiche en blanco y negro,
pechos que roban el sueño
y alientos desaparecidos
gracias a la barriga naciente
sobre la que posas tu mano.

Piel suave de olivo,
sombra ligera bajo el párpado,
ombligo de la luna, del pelo negro
del cielo quebrantado bajo el yugo del sexo.
Una sonrisa que asoma bajo el pliegue
de tu boca.
Y la ropa interior apenitas,
estancada en tu vientre,
estorbando a mis ojos,
a tus manos pequeñas y a tus brazos torneados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: