Oficio de alma

Le cambian las cuerdas
[ahora todas serán nuevas],
le cambian el puente
y le cambian el alma.

Con eso, también cambia su voz,
cambia el sonido que escupe
vibrante en la carne podrida
del hombre que escucha sentado.

El alma del cello es el alma del mundo;
su cuerpo curveado retorna siempre
al origen de todo:
las cuerdas que cruzan la madera
cruzan el puente de los mundos infinitos,
puntos de encuentro al borde del olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: