Entrevista: Luis Humberto Crosthwaite

ESTA ES LA segunda entrevista que publico en este blog. Al igual que la anterior, fue publicada en La Jornada Michoacán. Fue la primera contraportada que publiqué en ese diario, aunque la edición salió con algunos errores. Sin embargo, es uno de los trabajos que más aprecio, tanto por la figura entrevistada como por lo que representó para mí. A continuación, la entrevista tal y como fue publicada:

En entrevista con La Jornada Michoacán, el escritor tijuanense Luis Humberto Crosthwaite consideró que “hace falta una transformación radical en los sistemas educativos del país”.

De la misma forma, durante la presentación de su obra más reciente, Tijuana: crimen y olvido, en la Escuela de Lengua y Literaturas Hispánicas, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Crosthwaite puntualizó que “vivimos en un país que no lee. Vivimos en un país que no lee, pero que lucha. En mi opinión, las lecturas son igual de importantes que las tablas de multiplicar; actualmente, los jóvenes llegan a la lectura por dos razones: la primera porque en su casa son lectores, que son la minoría de los casos, y la segunda, como una acción de ‘rebeldía’, porque en su casa no se lee, y eso a mí me parece muy importante, que los jóvenes se hagan ese planteamiento de ‘no quiero ser como mis padres y por eso voy a leer’”.

“Sin embargo, un problema que enfrentan estos jóvenes es que muchas veces su profesores no han leído un libro. Desde mi punto de vista, los profesores también deberían responder a evaluaciones para comprobar que se estén actualizando, porque en la actualidad no se puede enseñar con los mismos métodos que hace 40 años. Por otra parte, pienso que las escuelas crean conformistas, que muchas veces enseñan lo básico y ya, que no se preocupan por crear lectores y, por ende, pensadores”.

Comienzos

“Mi recuerdo más antiguo sobre la literatura es de cuando yo estaba en la secundaria. Estaba en una clase de Matemáticas aburridísimo, y me puse a escribir como obras de teatro, en las que los personajes eran mis compañeros. Yo escribía las hojas, las numeraba y las arrancaba; luego las pasaba a mis compañeros, que estaban igual de aburridos que yo.

“Después, en la preparatoria, tuve mi primer encuentro con José Agustín en una antología de cuento de Seymour Menton. Hasta ahorita, pienso que esos cuentos de ‘la onda’ marcaron mi forma de escribir, que tanto José Agustín como Juan José Arreola fueron el gran parteaguas en mi literatura.

“Terminando la preparatoria, no fui a ninguna escuela de letras, porque yo creo que esas escuelas ‘contaminan’ a los escritores. Si hubiera estudiado la literatura de esa forma, a lo mejor no hubiera disfrutado tanto con José Agustín o con Arreola, que aunque son señores grandes, escriben con esa frescura tan atractiva para los chavos”.

Y después…

“Yo he tenido presencia periodística tanto en México como en Estados Unidos, pero mi trabajo fuerte como columnista y editor lo desarrollé allá”, mencionó Crosthwaite sobre su labor periodística.

De la misma forma, el escritor indicó que “aunque los medios de comunicación juegan un papel muy importante en la actualidad, tienen sus límites, sólo narran la noticia; en ese aspecto, me parece que la literatura te da más libertades, porque te permite conocer no solamente lo que pasa, sino lo que piensa y lo que siente el personaje”.

Asimismo, aseveró: “mi obra no habla directamente del narcotráfico; está más enfocada en la frontera. Sin embargo, el narco es algo que se ha vuelto cotidiano, y está ahí; en lo que escribo es un miedo que todos tenemos cuando salimos a la calle.

“Para hablar del narco, como mis libros no hablan directamente de ellos, no me he tenido que meter a investigar; lo que hago es hablar con los reporteros de Tijuana, los que cubren la nota roja. También por eso creo nunca he recibido amenazas.

De igual manera, Luis Humberto Crosthwaite dijo: “he practicado la escritura durante muchos años, y como a todos, también me han sucedido tragedias. Sin embargo, creo que esas tragedias, si las sabes aprovechar, logran hacerte más fuerte”.

Por otra parte, y respecto a los comentarios que se han hecho sobre “hablar bien de México”, el autor comentó que “los escritores que escribimos sobre este tema, las cosas ‘feas’ que pasan en México, lo hacemos porque estamos retratando nuestra realidad. No se pueden negar las cosas, y creo que Felipe Calderón se está enfrentando a la realidad mediante lo que nosotros escribimos”.

Por último, el tijuanense puntualizó: “el movimiento que el poeta Javier Sicilia encabeza tiene absoluta validez. Los artistas muchas veces han sido activistas políticos, y el más grande ejemplo de esto es José Revueltas, que participó en el movimiento del 68 e incluso estuvo preso por sus ideas.

“Seguramente la tragedia que sufrió Sicilia transformará su escritura, y el haber salido a las calles en lugar de haberse encerrado en un closet lo maximiza. Sin embargo, si Sicilia tomó la decisión de no escribir más, creo que las personas se estarán perdiendo de un excelente escritor, pero si decide continuar escribiendo, sin duda alguna, lo que resurja de esas cenizas que quedan después de una tragedia, lejos de hacerlo menos, hará que Sicilia haga una poesía más humana”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: