Método para rascar el testículo derecho

Hay varias formas en que usted podrá rascarse el testículo derecho. Las que se enumeran enseguida son sólo sugerencias, y bien le valdrá tenerlo presente en todo momento. Puede comenzar en varias posiciones. La que la redacción de Huidasdeintrospeccion le recomienda, después de arduas pruebas con múltiples conejillos de indias, es la que ubica sus pies sobre una mesa: entre ambos habrá una separación aproximada de un metro; entre las piernas, un ángulo menor de 90 grados.

Una vez dispuesto lo anterior, coloque las manos sobre su barriga. Estírelas, explore un poco la geografía del monumento al taco que, inferimos, porta con honor. Con la izquierda, revolverá su pelo, se acariciará el sobaco derecho. Hágalo con ternura y suavidad: no debe olvidar que es una parte del cuerpo bastante delicada y de la que nos encargaremos en su momento, pues requiere una serie de procedimientos completa y compleja para su correcto mantenimiento y brindado del placer.

Tras repetir los pasos anteriores por espacio de cinco minutos, su mano derecha descenderá con lentitud hacia sus ingles. Aquí es donde la mayor parte de los hombres comete un error. No debe, bajo ningún concepto, atacar esa incipiente comezón que los pendejos que acaricia provoca, no: usted debe disfrutar cada segundo hasta que las mordidas invisibles se tornen insoportables.

Entonces, y sólo entonces, la punta de su dedo medio tocará la piel arrugada del escroto. Antes, su mano habrá de introducirse en el pantalón. Una vez que el calor natural del saco de piel que protege a las futuras generaciones ha contagiado a su mano, asegúrese de que el contacto es completo.

La segunda falange en hacer contacto deberá ser el anular. Con dos dedos estimule los pliegues. Consiga que las uñas pellizquen con suavidad e incluso jale algún pelo de ser necesario. Ahora sí, deje que la mano entera jale, pellizque y estimule. El acto no debe, en ningún caso, durar más de tres minutos.

Cuando haya terminado, extraiga la mano y paséela debajo de su nariz. Aspire y retenga el aroma durante un par de segundos. Después, y no sin antes exhalar satisfecho, regrese a su cotidianidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: