FICM 2012: diez años dando de qué hablar a hipsters y mirreyes

Empieza de nuevo esa época del año en que los cientos y miles de hipsters de todo el estado e incluso de otros países se arrastran fuera de esos agujeros que llaman bares -que son tan underground que seguramente jamás has escuchado hablar de ellos- y se adueñan de los cafés más cool del Centro Histórico de la histórica ciudad de Morelia.

Sí, señores, el Festival Internacional de Cine de Morelia ha comenzado. Hoy, que recién comienza el cuarto día de actividades, pantalones de mezclilla negros ajustados, faldas cortas que cubren nada más y nada menos que piernas enfundadas en mallas que imitan la piel de un leopardo en tonos morados, cabellos cuidadosamente descuidados y bigotes que, tras un riguroso proceso de recorte, parecen mal recortados se adueñan de la ciudad. Los sombreros y los lentes de pasta tampoco escasean.

Desde hace algunos años -unos diez-, hipsters y mirreyes son los dueños del festival. Están presentes en todos lados: desde la “prensa especializada” del Distrito Federal hasta los cineastas que presentan cortometrajes, largometrajes o documentales.

Los mirreyes, como en todo lo que hacen, aprovechan la oportunidad para salir en la sección de sociales de Provincia o La Voz “al lado de reconocidos realizadores” sobre quienes, probablemente, jamás hayan escuchado nada; cualquier cosa es válida con tal de presumir la camisirri abierta hasta los pelos del púbis y la cubeibi que detienen las lobukis.

Por su parte, los hipsters entrarán -habla la cuidadosa observación de su especie- a cualquier proyección con un nombre extraño que prometa largas escenas sin diálogo o el uso de viejas cámaras Polaroid. Ellos, probablemente, tampoco habrán oído hablar de los cineastas con quienes conversan y, aunque no busquen la primera plana del FC gente, todo se trata de presumir a sus amistades underground que tuvieron la oportunidad de discurrir con aquel director de esa cinta -de la que no recuerda el nombre- que empleó tantos clichés visuales y música tan mainstream. Por supuesto, su diálogo versará en torno a la gran cantidad de conocimientos que tú no posees y ellos sí, cosa que no dejarán de hacerte notar en cuanto tengan una oportunidad. Y claro, a presumir que son ávidos consumidores de cine de arte.

En esta ocasión, por suerte tal vez, el clima los ha mantenido ocultos. Por lo menos, a diferencia de otros años, no se apiñan como cuervos -hasta el momento- en las escaleras del Cinépolis del Centro; es decir, este reportero no ha visto las hordas exorbitantes de jóvenes extraños que lo mismo presumen haberse fumado un carrujo de mota que escuchar el último disco de William Fitzsimmons. Pero qué se le va a hacer. Tal vez lo único bueno que queda de todo esto es que las chicas hipster y las lobukis no son nada feas. El resto queda a la imaginación. Usted, caro lector, esté al pendiente; durante los próximos días la redacción de Huidasdeintrospección publicará más información sobre esta décima edición del FICM. Bienvenido seas, noviembre.

Anuncios

3 comentarios to “FICM 2012: diez años dando de qué hablar a hipsters y mirreyes”

  1. Tan pura tu información. Así, tal cuál es.
    Qué risa. Espero la próxima.

  2. te falta salir un poco jjejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: