Vaticinio

Yo moriré
       –estoy seguro–
de manera intempestiva;
es decir, sin avisarle
ni siquiera a mis perros
que olfatearán
                       mi cadáver
con cierta tristeza;
llorarán cuando el calor
                                      abandone mi cuerpo
y nadie atienda sus reclamos
porque sus platos están vacíos.

Yo moriré
        –estoy seguro–
en lunes;
porque la vida,
o tal vez el destino,
es una hija de puta
que disfruta enormidades
al burlarse de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: