Cuatro cantos de silencio

Compartimos este silencio
como se comparte un cigarrillo;
basto campo de humo
que se tiende entre nosotros,
y ya sólo distingo tus ojos,
puntos brillantes entre la bruma.

Este silencio huérfano.
que no admite réplica
ni acepta excusas,
este silencio que escupes
y que me increpa desde la mesa,
que vuelva las cervezas
y acusa crímenes inconfesables
———————mientras la brasa arde
entre nosotros;
———sólo crepitar de hojas quemadas,
tenue roce de tus pestañas
——————— lento respirar
y, sobre todo,
———————nuestro silencio.

———Y al final
——————— cuando el cigarro ya está apagado
——————— nos tragamos el silencio;
es decir,
————que poco dura el silencio,
————qué poco dura el silencio,
cuando lo compartes conmigo.

II

Afuera

—–entre la lluvia y el ruido

—–de coches viejos y patrullas

alguien espera.

Afuera

—–donde el frío

—–no se protege

—–de los vagabundos

——-Donde las calles

——-huelen a mierda

——-a suciedad

——-a la mugre de un día

———-que ni la lluvia
–––––-puede borrar.

Afuera,
———donde me esperan,
———llueve. Cae sobre nosotros
———un chorro de agua tibia
———ya ya no lucho
———————por evitarla;
esfuerzos vanos,
afuera,
donde espera la noche,
donde acechan las cervezas,
—————————— y las prostitutas
a la vuelta de cada esquina,
donde lo único que rompe
—————————————— la oscuridad
——————————————la negrura
es la luz
————tricolor
———————de los semáforos
y sólo se escucha ya
el ronquido quedo
——————— de un policía en su carro.

Afuera no queda nada
para nosotros;
nos han arrebatado
la protección
—————cálida y húmeda
del agua tibia de una regadera,
Nos han arrebatado al suave abrazo
————————————-de las cobijas
es decir,
———que no encuentro tus piernas
–Que afuera no me esperan–
si salgo a perseguirlas.

Afuera
———donde la ciudad escapa
alguien espera
———————un abrazo
———————un camión
———————una llamada
——————————o tal vez
———a una persona
–es decir–
que allá afuera hay alguien
a quien nunca más veré,
———————porque es allá afuera
——— donde habitan
——————————mis fantasmas.

III

La tristeza       no se quita
del silencio      ni con copas
que dejas        o tabaco
tras de ti.

——————el silencio
——————que se adueña
——————de las almas
——————en pena.

IV

Nos he mirado al espejo
y he visto a un muerto.
Ya no queda nada
de quienes alguna vez fuimos;
somos cadáveres que caminan,
dejando tras de sí
un rastro de piel,
——————palabras bonitas,
——————caricias,
——————recuerdos.

Desde hace mucho
somos el silencio
de nuestros muertos.“

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: