Sucede que te miro…

Sucede que te miro
y te veo hermosa,
con un halo a tu alrededor,
y te miro y parece que flotas,
que floreces entre tanta mierda.
Aunque a veces te opacas,
eres la luz de mi mundo,
eres sol que no se apaga,
el último trago de cerveza que refresca,
o el último trago de whisky
                                 del invierno
que calienta las entrañas;
tú me transportas
a donde no importan los sábados
o que sea lunes o domingo;
me llevas al más allá,
a las notas que no existe,
veo en tus ojos colores
que jamás podré percibir,
y veo en tu boca
la entrada a  un mundo
que se me ha negado.

Y de pronto te miro y resplandeces,
brillas con el amor que te tengo
y el cariño que no te he dado
y un futuro siempre incierto,
brillas con la emoción de la incertidumbre.
Porque de tus ojos escapa
la luz que el mundo no ha visto
y entonces no importa nada
porque somos tú y yo,
solos entre tanta gente,
solos y a la vez tan cerca,
sin importar que sólo exista
                                          en mi imaginación,
este vínculo que tejemos,
o lo que es lo mismo,
los besos que no nos hemos dado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: