He visto mujeres…

He visto mujeres que fueron hechas
para ser soñadas,
mujeres cuyas caderas
albergan imperios
y que huelen siempre a pasto recién cortado,
a polvo de los caminos,
a mañanas neblinosas,
pero nunca a futuro.

Estamos hechos
                         para ver llover,
para detenernos y permanecer estáticos
mientras un caldo frío
desciende desde quién sabe donde
para quién sabe qué.

Estamos hechos para ser silencio;
hay siempre un velo,
                               cálido e invisible,
colgando entre cada palabra;
somos siempre sonidos
                         que ahogamos
en la almohada
en el hombro
o a gritos.

Anoche he visto llover;
he visto mujeres
cuyos pechos son cimientos
cuyos ojos no son fríos
ni calientes
ni parecen estar;
he visto a los gusanos
escapar de la tierra
y ahogarse en los charcos
que deja la lluvia.

Estamos hechos
                          pedazos,
y cada vez más somos
pedazos
            de carne podrida
que huele a pasado;
desechos de un sueño
que ha soñado una mujer
escondida en quién sabe qué cueva
hace quién sabe.

¿Dónde dormirán las aves
una vez que caiga
el último tronco
                      de mujer?

Toda palabra es cadáver,
todo es silencio,
habitamos cementerios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: