Contra el silencio

Para A.

He decidido escribir
para poder callarme a gusto;
para sentarme, solo, de noche
mientras cualquier trompeta me rompe
                                                               el alma.

He decidido escribir
unas líneas
porque mi mano no tiene fuerza para dibujar,
porque ha callado otra garganta
hace algunas horas,
y no he sentido nada,
nada real.

He decidido que este es un día gris,
un hueco en la calle lleno de agua
e invisible a quienes caminan
confiados de que hay otra banqueta,
de que los autos se detienen
y que las luces del fondo
no son quirófano,
sino nubes bien iluminados;
son ellos quienes caen en el pozo.

Son estas voces
que han callado ya para siempre,
que no tendrán ocasión de cambiar,
las que me han orillado a escribir
para poder callarme a gusto,
para no tener que decir nada
cuando las personas me pregunten
si lo conocí, si era mi amigo.
No tendré que decir nada,
ni lo diría aunque tuviera
porque he decidido escribir
para poder callarme a gusto
y cagarme en el mundo
con los ojos hartos,
y la garganta hinchada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: