De pronto la lluvia…

De pronto la lluvia
se apodera del mundo
y de la noche,
como si del cielo
cayera la paz.

Inquieto el mundo,
inquietas las aves
escondidas en los árboles
y en las avenidas,
coches enloquecidos
y peatones con prisa.

Apenas un golpe
de lluvia
y el mundo se convierte,
de pronto,
en un hormiguero;
y después,
la calma.

Nada permanece quieto
después del cálido beso
de la lluvia sobre la piel,
después del pase de escoba
del viento y el agua
                              y el ruido furioso
de los truenos
sobre la ciudad.

A oscuras, el mundo calmado
se vuelve un misterio;
dónde quedan las banquetas;
en qué cielos claman las aves,
en dónde estarán mañana
los charcos iluminados por los relámpagos,
las calles cubiertas de silencio;
sólo el rumor de una caricia
cubrirá entonces esta ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: